Ketomorfosis: de fumadora a corredora



Acerca de mí

Soy Yunen Vázquez, Health Coach y creadora del Método Metamorfosis y del programa nutricional basado en la dieta keto Ketomorfosis.

Un cambio radical de hábitos y estilo de vida personal me llevaron a apasionarme completamente con el tema de la salud y de la alimentación. De ser una persona sedentaria, fumadora y con muy malos hábitos alimenticios, me convertí en algo que jamás hubiera imaginado. Realmente disfruté mi proceso, por lo que decidí dar un giro a mi vida profesional y emprender este proyecto con el objetivo y la firme convicción de ayudar a las personas a cambiar su estilo de vida de la misma manera en que yo lo hice. Y, así, a finales de 2014 nace Metamorfosis.


Mis inicios

Años antes de crear Metamorfosis y Ketomorfosis, yo no hacía ejercicio y mi alimentación era pésima; no corría ni en defensa propia y mi condición física no era nada buena. Yo veía a las personas que corrían maratones y carreras y presumían la foto con sus medallas y pensaba que si ellos podían hacerlo, para mi no sería muy difícil.

Yo odiaba el ejercicio, pero una mañana, durante el otoño de 2011, me puse mi único par de tenis y salí a la calle. Tremenda mi frustración: no logré correr ni un minuto continuo, a los 40 segundos (¡con reloj en mano!) sentía que mi corazón iba a salir disparado de mi pecho y que mis pantorrillas ardían, por lo que tuve que detenerme de golpe y comenzar a caminar.

En ese momento, comencé a preguntarme cómo le hacían esas personas para terminar las carreras y qué tendría que hacer yo para, de perdido, correr 5 kilómetros sin parar, sobre todo si no soporto ni correr un minuto. De ahí, partió mi motivación, así que esa tarde comencé a investigar en internet algunos programas de entrenamiento para principiantes.


Si estás iniciando tu programa de ketomorfosis o metamorfosis, piensa que todos en algún momento estuvimos en el mismo lugar en el que te encuentras y sé lo difícil y cansado que puede ser.


Después de revisar por horas planes de más de 8 semanas y en los que tengo que correr, por lo menos un kilómetro, me topé con el método “caminar-correr”. Este plan combina la caminata con el trote, a manera que avanzas, vas disminuyendo el tiempo en los lapsos de caminata para aumentar los de trote.

Me inscribí en un gimnasio para realizar mi entrenamiento atlético matutino de “caminar-correr” y, al cabo de 8 semanas, logré correr los 5 kilómetros en la caminadora en tan solo 33 minutos. Al sentirme lista, me inscribí en mi primer prueba: la carrera conmemorativa por los 10 años de Starbucks en México, en la categoría de 5 kilómetros. Resultó muy diferente correr en la calle que en una caminadora; terminé feliz, lastimada, pero feliz. Mi tiempo fue de 33:05, nada mal para una principiante.

No lo dejé y, eventualmente, se volvió algo adictivo y quería más, pues cuando dominas una distancia necesitas un reto mayor. Al día de hoy, he tenido la gran fortuna de participar en tres grandes maratones: el Maratón de Querétaro en octubre de 2014, el de Tajín en abril de 2015 y en el de Chicago en octubre del mismo año. Mi más grande sueño es correr en el Maratón de Boston, uno de los más importantes del mundo. ¡Espero pronto cumplir ese sueño!


Dejar atrás los malos hábitos

Tras correr mis primeras carreras, decidí eliminar de mi vida mis malos hábitos, así que comencé a dejar de fumar. Intenté de todo y lo logré por unos cuantos meses, pero la frustración me hacía volver al cigarrillo. Sin embargo, podía notar algunos avances, pues de acabarme la cajetilla entera en un día, ya solo me fumaba 7 cigarros.

Yo solía pensar que no pasaba nada, podía ejercitarme y fumar para tener mi salud equilibrada. Hasta que un buen día, me topé con un artículo que mencionaba que correr y fumar era mucho peor que ser sedentario y fumar.

La explicación era simple: fumar altera directamente nuestros sistemas cardiovascular y respiratorio, los dos sistemas más importantes involucrados cuando hacemos ejercicio. Por esta razón, el riesgo de sufrir un paro cardiaco, una arritmia o presentar una enfermedad coronaria, es mayor, mucho mayor en alguien que corre y fuma que en el resto de la población.

Bien dicen que el miedo no anda en burro, así que decidí que era tiempo de dejar de correr…no, perdón, de fumar. Poco a poco, pase de un cigarrito al día a uno de vez en cuando; pero al final, seguía fumando y me seguía intoxicando. Así que, simplemente un día me levanté y dije “ya no más, a partir de hoy no vuelvo a fumar”. Y así lo hice.

Hoy, siete años después, no fumo y lo mejor de todo es que no lo sufro, no lo extraño y rara vez se me antoja. A decir verdad, me volví un poco intolerante con el cigarro y los fumadores. Algo que poco después, al crear Metamorfosis, me di cuenta que fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.


Cambiar mi alimentación

Durante todo el 2012, asistí rigurosamente al gimnasio a practicar una hora de ejercicio cardiovascular y una hora de pesas, pero no bajaba ni un centímetro. Seguía pesando exactamente lo mismo que cuando entré y mi ropa me seguía quedando exactamente igual.

Por más que mi entrenador me decía que tenía que cambiar mi forma de alimentarme, simplemente no le creía. Todos los días al salir del gimnasio pasaba a comprarme una dona ¡Porque me lo merecía!

Después de un año seguía sin ver resultados, una amiga me invitó a hacer una dieta cetogénica con ella y acepté. Durante tres meses seguí esta alimentación pero, desafortunadamente, la hicimos con polvos y, al regresar a comer comida real, recuperamos mucho de lo perdido.

El tiempo que la dieta keto funcionó, me di cuenta que sí podía bajar de peso y ahí empezó mi obsesión con la buena alimentación. Decidí investigar todo lo que podía sobre nutrición y empecé a probar y a experimentar conmigo. Cambié mi forma de comer y de vivir.

Todo lo que aprendí sobre nutrición y de cómo llevar una vida saludable, lo convertí en Metamorfosis y Ketomorfosis, con el propósito de ayudar a todas las personas que se frustraron como yo y que creen que no pueden dejar atrás todos esos malos hábitos.


Dejé en el pasado mi vida sedentaria por completo y hoy soy una apasionada de la alimentación, la salud y el ejercicio, principalmente del running. Hoy práctico de todo y voy variando el tipo de ejercicio que realizo para no aburrirme, pero sobre todo, me encanta correr y participar en carreras de fondo de manera amateur, siendo los 10k mi distancia favorita.


Hoy, 9 años después, estoy feliz de haber tomado la decisión de ponerme los tenis en aquel frío octubre de 2011 y salir a correr. Hoy sé que la vida me ha llevado por este camino para poder ayudar a las personas a cambiar su estilo de vida y encontrar ese balance que necesitan.


No me queda más que darles las gracias a todos y cada uno de los que han confiado en mí. Gracias por permitirme entrar en sus vidas y aportar mi granito de arena para conseguir esa transformación y ese nuevo estilo de vida.


Healt coach

Soy originaria de la Ciudad de México y estoy certificada como Coach en Nutrición y como Health Coach por el Institute for Integrative Nutrition de Nueva York. He participado en cursos en Nutrición y Dietética aplicada al ejercicio físico, por la Universidad Central de Cataluña, y en Nutrigenómica y Obesidad por la Universidad Tecmilenio. Y estoy certificada en Dieta Cetogénica por el Instituto Mexicano de Nutriología Clínica.

Todos estos conocimientos me sirvieron al momento de crear los programas de Metamorfosis y Ketomorfosis. Soy emprendedora, apasionada del ejercicio físico, los buenos hábitos alimenticios, la nutrición y activista en salud.


Posts destacados
Posts recientes
Archivo
Búsqueda por etiquetas
Síguenos
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

En Metamorfosis queremos que siempre encuentres la inspiración y motivación necesarias para adoptar un estilo de vida saludable y balanceado que te permitan transformar tu vida para siempre

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - Metamorfosis

¿Dudas o comentarios?

¡Contáctanos! Nos encantará saber de ti.

©2017 METAMORFOSIS HEALTHY LIFE. DERECHOS RESERVADOS